Por el aumento de la temperatura global, ahora hay más hambre en el mundo, dice un reporte de la ONU

SALUD | 09-13-2018 | CNN



(CNN) - El cambio climático está teniendo un efecto negativo en la agricultura global y está haciendo que aumente el número de personas con hambre en todo el mundo, según un reporte de las Naciones Unidas de 2018 llamado El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018, publicado este martes.

El informe encontró que 821 millones de personas —uno de cada nueve— tenían malnutrición en 2017, más de los 815 millones en 2016, poniendo en riesgo el objetivo de la ONU de erradicar el hambre en el mundo para 2030.

También hubo un progreso limitado en 2017 al enfrentar las múltiples formas de malnutrición, como el retraso en el crecimiento de los niños (en el que el niño no crece apropiadamente debido a la mala alimentación) y la obesidad de los adultos, poniendo en riesgo la salud de miles de millones de personas.

El reporte encontró que 151 millones de niños menores de 5 años eran más pequeños para su edad debido a la malnutrición en 2017, comparado con los 165 millones de 2012. Globalmente, África y Asia representaron el 39% y el 55% de todos los niños con retraso de crecimiento, respectivamente.

“El hambre ha aumentado en los últimos tres años, volviendo a los niveles de hace una década”, dijo la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en un comunicado.

“Este retroceso envía una señal clara de que hay que hacer más y de forma más urgente si se pretende lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible de alcanzar el Hambre Cero para 2030”, añade.

La ONU dijo que la situación se está empeorando en América del Sur y en la mayoría de las regiones de África, mientras que la tendencia en la mala alimentación en Asia parece “estar ralentizándose de forma significativa”.

El número de personas malsufridas en la África subsahariana aumentó de 181 millones en 2010 a casi 222 millones en 2015, un aumento de 22,6% en seis años, y con base en las proyecciones actuales, puede aumentar a más de 236 millones en 2017, según el reporte.

Los efectos de la variabilidad climática sobre los patrones de lluvias y las estaciones agrícolas, y los climas extremos como sequías e inundaciones, están entre los impulsores claves del aumento del hambre, junto con el conflicto y la desaceleración económica, dijo la ONU.

“Si queremos alcanzar un mundo sin hambre y malnutrición en cualquiera de sus formas para 2030 es imperativo que aceleremos y ampliemos las medidas para fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación de los sistemas alimentarios y los medios de subsistencia de la población en respuesta a la variabilidad climática y los fenómenos meteorológicos extremos”, dijeron en el reporte las cinco agencias de la ONU involucradas: La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los cambios climáticos están socavando la producción de grandes cultivos como, el arroz y el maíz en las regiones tropicales y templadas, una tendencia que se espera empeore mientras las temperaturas se vuelven más extremas.

El número de personas malnutridas tiende a ser más alto en países expuestos a fenómenos climáticos extremos, dice el reporte.

El aumento de las temperaturas, el inicio tardío o temprano de las temporadas de lluvias y la distribución inusual de temporadas de lluvias y la distribución desigual de lluvias en las temporadas están afectando la producción de alimentos. Otros efectos incluyen el aumento de los precios de los alimentos y pérdidas en los ingresos de los agricultores pobres.

 


Otras noticias que te pueden interesar...















Noticias recientes