El trastorno de ansiedad generalizada y sus síntomas físicos

SALUD | 09-12-2018 | Redacción



 

La ansiedad generalizada es una condición psicológica crónica recurrente, que provoca en la persona que la padece una sensación exagerada de angustia, miedo o preocupación constante, generada por causas no justificadas o sin razones aparentes, asociada generalmente a uno o varios síntomas.

Síntomas de la asniedad generalizada

 
  • Taquicardia y sensación de palpitaciones.
  • Sudoración.
  • Irritabilidad.
  • Enrojecimiento de la cara.
  • Temblor en las manos.
  • Agitación.
  • Dolores musculares, especialmente en cuello, hombros y espalda.
  • Dolor de cabeza o cefalea.
  • Contractura muscular.
  • Trastornos del sueño: insomnio de conciliación (a la persona le cuesta conciliar el sueño) y de mantenimiento (la persona logra conciliar el sueño, pero se despierta con facilidad varias veces).
  • Lenguaje nervioso.
  • Náuseas.
  • Diarrea.
  • Fatiga.
  • Sensación de ahogo.
¿Quiénes padecen del trastorno de ansiedad generalizada?

Esta alteración es más frecuente en mujeres que en los hombres y se puede presentar a cualquier edad, incluso en niños, pero es más común en los adultos, debido a que el individuo adulto tiene más responsabilidades y conocimiento de las consecuencias generadas por cualquier tipo de situación, lo que le genera más angustia y preocupación.

Cuando se presenta el trastorno de ansiedad generalizada, la persona se preocupa sin causas aparentes por su entorno social, familiar, económico, laboral, o por su situación de seguridad, entre otros. Aun cuando todos los aspectos de su vida se encuentren estables, la persona se angustia porque su estado de bienestar cambie, así no exista ningún indicio de esto vaya a ocurrir.

En los niños, las preocupaciones están enfocadas dependiendo de su edad, en el colegio, salud y longevidad de sus familiares, desastres naturales, etc.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad generalizada?

En la actualidad no se conoce la causa exacta de su desarrollo, aunque algunos estudios señalan que pueden existir causas genéticas (familiares con trastorno de ansiedad, depresión y enfermedades psiquiátricas) y causas adquiridas (eventos traumáticos o trascedentes en la vida de la persona).

En este mismo aspecto, otras teorías señalan que esta conducta se desarrolla desde la niñez, en infantes cuya crianza ha sido muy estricta, creciendo con una personalidad miedosa y angustiante que les genera temor al fracaso y a los desaciertos. Sin embargo, en la mayoría de los casos no hay una razón justificable que la explique.

Personalidad y trastorno de ansiedad generalizada

La personalidad de los pacientes que presentan ansiedad generalizada se caracteriza por ser particularmente estricta, nerviosa, meticulosa, controladora, perfeccionista y comedida.

Cuando cometen un error pocas veces lo admiten y se tornan irritables. Esta conducta genera rechazo dentro del entorno social de la persona y, muchas veces puede ser trasmitida a sus hijos volviéndolos precavidos y miedosos.

Impacto en la vida social

Generalmente, los individuos con trastorno de ansiedad generalizada tienen problemas en su trabajo y en su entorno familiar ya que su estado impide el normal desenvolvimiento de sus actividades diarias, debido tanto a los dolores articulares y musculares que padece, como al estado de nerviosismo e irritabilidad constante que provoca conductas inadecuadas que impactan en sus decisiones y en sus relaciones interpersonales. En tales casos, en la mayoría del tiempo el individuo es catalogado como nervioso, angustiado o exagerado.

Trastornos del sueño

El trastorno de sueño o insomnio es un síntoma característico en las personas con trastorno de ansiedad generalizada. Se puede presentar en las primeras horas de la noche, provocando que la persona no pueda conciliar el sueño debido a pensamientos de angustia y preocupación sobre los acontecimientos cotidianos. A este tipo de insomnio se le denomina “de conciliación”.

Por su parte, los pacientes con ansiedad generalizada una vez que concilian el sueño pueden despertarse con facilidad en repetidas oportunidades o despertarse muy temprano en las mañanas sin poder dormir nuevamente. A este tipo de insomnio se le conoce con el nombre “de mantenimiento”.

Posibles complicaciones

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada pueden a desarrollar problemas cardiovasculares asociados a taquicardia persistente y a niveles elevados de las hormonas que se liberan en estados de estrés llamadas catecolaminas. También pueden generar patologías psiquiátricas como depresión, ataques de pánico y trastornos de personalidad.

Tratamiento

La terapia del trastorno de ansiedad generalizada se basa en terapia psicológica y conductual, además de medicamentos que disminuyen la ansiedad (llamados ansiolíticos) y antidepresivos que son indicados por el médico psiquiatra.

La ansiedad y preocupación son conductas normales en todos los individuos cuando hay motivos que los generan, pero cuando estas sensaciones se manifiestan sin una causa realmente justificable y de manera recurrente, es necesario que la persona acuda al médico a fin de buscar apoyo psicológico para evitar complicaciones futuras.

 
 


Otras noticias que te pueden interesar...















Noticias recientes