Presta atención: 11 pasos para lograr un orgasmo con la estimulación de los senos

SALUD | 06-11-2018 | Redacción




Existe tantas zonas erógenas en el cuerpo que muchas veces ignoramos durante el sexo, pero ¿te has propuesto conseguir un orgasmo desde los senos? Aprende cómo explorar esta área de la mujer y ponle más fogosidad a tu encuentro íntimo.

Seguramente, imaginarás que los orgasmos femeninos se producen solo por la estimulación del sexo de la mujer (la vagina o el clítoris). Lo cierto es que una chica puede experimentar una placentera sacudida sexual desde los senos. Entérate cómo en el siguiente artículo.

Los pezones son una parte altamente sensible en el cuerpo de una mujer gracias a las terminaciones nerviosas localizadas en el área. Por lo tanto, si son incitados de la manera correcta, serán capaces de producirle orgasmos intensos e inolvidables.

Los senos están conectados, por reflejo, con el útero. Prueba de ello es que el movimiento de succión estimula este órgano después del embarazo para que regrese a su tamaño regular.

Mordisquea los senos, pero con cuidado, son una zona muy sensible y propensa al dolor

Acariciar los senos.
Sigue el paso a paso

No basta con que al hombre le atraiga físicamente la mujer. Un buen consejo es investigar un poco para conocer sobre la figura femenina. También el funcionamiento sexual de su organismo y cómo lograr un encuentro triunfante. Para alcanzar este objetivo mediante el contacto con los pezones, puedes seguir estos pasos:

Con las yemas de los dedos, acaricia suavemente los bordes de las aureolas hasta ver que el pezón se pone erecto y estimula el resto del pecho suavemente.

Recorre con tu lengua su clavícula hasta la unión de los senos. Rodea después el borde de los mismos hacia cada una de las axilas. De ida y vuelta para terminar de nuevo en la clavícula.

Utiliza los dedos para un seno y la boca para el otro. Haz ligeros toques, como si apenas rozaras la piel.

Coloca luego ambos pulgares en el centro de los senos, como formando un brasier. Y con los cuatro dedos, haz movimientos como si estuvieses tocando un piano.

Presiona ligeramente la mama siempre de abajo hacia arriba y de los laterales hacia el centro. Procura cubrir la mayor parte de seno. Apriétalo como si lo fueses a masajear.

Mordisquea los pezones, pero cuidado con hincar los dientes. Se trata de una zona muy sensible propensa al dolor.

Coloca el pezón entre tus paletos (incisivos centrales). Ejerce un leve empuje mientras giras tus dientes a su alrededor, suavemente y como si lamieses un caramelo.

Succiona, pero levemente para que el pezón entre despacio por la boca hasta introducir gran parte del seno. Sorbe los pezones como si estuvieses saboreando un helado. Ayúdate con la lengua para relamer la punta del pezón en movimientos rápidos.

Retírate después de las succiones para que ella pida más. Ahora, con las manos, haz una serie de movimientos radiales. De adentro hacia afuera. Especialmente, con tus dedos.

Aspira unas cuantas veces más. Recuerda que debes utilizar suficiente saliva para no irritar la piel de los senos.

Hazlo sutilmente, una y otra vez. Hasta conseguir el resultado final.

Cuando hayas detectado cuál movimiento es el que más le excita, intensifica la técnica sin variar hasta llegar al clímax.
Cuánto más grandes los senos más ajustados los tirantes.

Otros consejos

Ahora que has conocido las instrucciones para crear sensaciones a una mujer mediante el busto, te recomendamos otros consejos. Te ayudarán a consumar un momento íntimo de manera apasionada y gratificante para ambos:

Relájate. Olvida las preocupaciones del día y disfruta el momento.

Usa los labios o la lengua, pero con cuidado de no morder. Si esto sucede, puede causarse el efecto contrario.
¡Alerta con las posturas! Las más efectivas son aquellas en las que la mujer está sentada sobre el hombre. Otra posición recomendada es la del perrito.

El lubricante siempre es un gran ayudante. Usa el que prefieras. Existe una gran variedad en el mercado en cuanto a olores, sabores, entre otras características.

Déjate guiar por sus peticiones y observa cómo se estremece de placer cuando realizas uno u otro movimiento para asegurarte de que vas por buen camino.

Hay que aprender

Regalar una sensación orgásmica es una de las finalidades de la relación sexual. Hacerlo bien implica experiencia y, sobre todo, un conocimiento acerca de los gustos de tu pareja.

Es un aprendizaje que irá profundizándose en la medida en que descubras la técnica más acertada que avive el fuego de la pasión. Incluye explorar los senos a partir de ahora.

 


Otras noticias que te pueden interesar...















Noticias recientes